viernes, 10 de marzo de 2017

¿Cómo llegaré a la intimidad de Dios?

“¡Si conocieses el don de Dios!” (Jn 4,10).

Esta es toda la vida espiritual del cristiano. Esta es la obra de la gracia en su alma.

Y la escuela de la contemplación es la escuela de la intimidad de Dios. Y la escuela de la intimidad de Dios es la escuela de la santidad.

¿Cómo llegaré a la intimidad de Dios?

Ante todo, escuchándole. Sin ahogar su voz con mi propia palabrería. Hundiéndome en el silencio para oír su voz.

Dios con su presencia me descubre a mí esa realidad mía que yo no conozco. Mi verdad. El enorme vacío de mi alma desnuda en la presencia de Dios.

Y entonces esta verdad mía, mi realidad auténtica, es la que se vuelve hacia Dios en un acto supremo de acatamiento y de adoración.

Algo que es sublime. Cierto, pero también muy posible.

No hay comentarios: