jueves, 31 de marzo de 2016

Y tú ¿eres feliz?

¿Lo eres? ¿Por qué?  ¿Durante cuánto tiempo?.  Y ¿qué es para ti la alegría? ¿Qué implica que estés alegre?.

Demasiadas preguntas y poco tiempo para responderlas ¿no crees?, ¿no ves que en tu día a día corres más que las agujas de tu reloj? Ahora que lees esto párate, descansa, y piénsalo aunque sea un rato.
Para ser feliz es necesario, no digo tan solo importante, sino necesario, amar. Amarme a mi, amar al de al lado y por supuesto amar al amor de los amores, a Dios. No te has preguntado nunca ¿por qué este mundo no te llena? ¿Por qué aquello que parecía llamarse felicidad es momentánea y al día siguiente ya se ha esfumado? ¿Por qué tu corazón no descansa en paz, por qué no está lleno? Y contestará tu subconsciente, yo si soy feliz…ya,¿ siempre? O solo de lo que te llenan   las alegrías momentáneas?
Hemos sido creados para amar y por amor, y solo amando estaremos plenos, puede sonar como una ñoñería, pero es algo muy serio.  ¿Acaso no mendigas amor cada día? Que te aprueben, que te quieran, que te cuiden, que te mimen, que se preocupen por ti, que te ayuden…. Hazlo tu por los demás. Sin amor nada somos y sin amor a ningún sitio llegaremos.
El amor es la base y el pilar de nuestra alegría y en definitiva de nuestra felicidad. Y esa alegría nace del trato íntimo con Dios, trato íntimo, no obligado, o por cumplimiento o a desgana, no, a un que al principio cuesta más y luego ya "sale solo". 
¿De que tienes miedo? ¿Por qué no le dejas entrar? . ¿De qué tienes miedo? De que te cambie el corazón? De que haga reformas en tu interior y te levante de esa vida cómoda? De que te exija poner la voluntad? ¿De que te cambie los planes?. El amor es una acto de voluntad, de querer querer, y lo sabes, pero tú sigues poniendo ese muro, nos han hablado muchas veces de Dios, de hacer oración , de ir a misa…. Pero sigue habiendo un muro, tu muro, no el Suyo.
Es mas sencillo de lo que parece, no te das cuenta de que Dios te quiere  tal y como eres, que te conoce mejor que tu mismo, y que ama hasta tus tontunas de niño pequeño.  Hasta que no quieras ponerte delante de Dios  y aceptar humildemente que quieres hacer su voluntad porque sabes con certeza que eso te hará feliz,  no esperes estar alegre ni ser feliz todos y cada uno de tus días, no lo esperes.
Aquí tienes las instrucciones, instrucciones para una vida llena y una felicidad asegurada. Ponte delante de Dios, quítate tus adornos, no los necesitas, y abre la puerta de tu corazón quita el candado y hazle pasar, lleva tiempo esperando sonriente a que le abras.
“ Para ser feliz  Él tiene que crecer en mí y yo menguar “.

lunes, 28 de marzo de 2016

“Hacer voluntariado ha cambiado mi vida por completo”

“Ser voluntario es de lo que más orgulloso me siento en mi vida”. “El voluntariado te cambia la forma de afrontar los retos y las dificultades de la vida” . “Nunca pensé que el voluntariado me llenaría tanto”… Son algunos de los testimonios que nos dejan nuestros jóvenes por el Día en el que se les rinde homenaje: el 5 de diciembre, Día Internacional del Voluntario.

Luis Ciprés es voluntario desde hace más de tres años. En la actualidad, tiene 24 años y ejerce como abogado en un despacho. Su labor como voluntario se basa en formar a los chicos entre 16 y 18 años que participan en esta iniciativa, en los tres pilares fundamentales en los que se basa: refuerzo del estudio, promoción del voluntariado y educación en valores a través del fútbol.
 “Los chavales que participan están en una edad complicada, y vienen de unas familias desestructuradas y con problemas muy diversos. Su realidad está  muchas veces teñida de marginación, exclusión, pobreza y delincuencia a todos los niveles. Pero a lo largo de estos años en el proyecto, veo cómo los chicos se dan cuenta de la importancia del esfuerzo y del estudio”.

“Para mí, hacer voluntariado es una actitud ante la vida y ante la  sociedad. Cuando decidí ser voluntaria, no sabía que me iba a llenar de la forma que lo hace, ni que mi vida iba a cambiar por completo”, dice Alejandra Icardo, voluntaria con niños hospitalizados en el hospital La Paz de Madrid.
 “Este es mi cuarto año como voluntaria en La Paz y creo que ya no podría vivir sin esas horas a la semana. Es una experiencia que te enriquece como persona y, sobre todo, que engancha”, asegura su compañera, Silvia Ruiz.
También con los niños de la Paz ayuda Adriana Ruiz, que asegura que durante el tiempo en el que ha sido voluntaria, las personas con las que ha tratado le han dado “grandes lecciones de vida y fortaleza. Nunca me imaginé que el voluntariado me dejaría todo esto”, cuenta.

viernes, 25 de marzo de 2016

"En El Monte De Regina", 2º Campo De Trabajo En La Casa De Sevilla

La casa de Regina Mundi un hogar pintado de blanco, a las afueras de Sevilla, en lo alto de un monte. Y así comenzábamos el Campo de trabajo, ascendiendo al lugar más alto del terreno, en el silencio de la noche, cuando el mundo dormía, nosotros contemplábamos: la casa a nuestros pies, la ciudad en la distancia. Y nosotros con un corazón dispuesto y dos manos deseosas de trabajar. ¿Qué quieres de nosotros Señor? Y Él habló: "He visto la opresión de mi Pueblo... ve tú... yo te envío. No tengas miedo, yo estoy contigo."
Y sus promesas se han ido cumpliendo a medida que avanzaban los días. Pudimos contemplar con Él la opresión de su Pueblo, las historias de rechazo, abandono, maltrato, carencia, violencia, dolor, mucho dolor... y sin embargo nunca fueron las lágrimas las protagonistas, salvo en la despedida.

 Las de los hombres, mujeres y niños que habitan esta casa son historias de salvación y agradecimiento, de vida tras la muerte, de superación en la dificultad, de ternura, de cariño, de familia donde no la había. El dolor queda en el pasado, y eso no significa que la vida para los acogidos sea fácil, todo lo contrario, las trabas aparecen cada mañana: ruedas en lugar de piernas, pañales en lugar de servicio, babero en vez de servilleta.

p1050580

 Pero hay algo en Regina Mundi que tiene más poder que el dolor: el amor de Dios que les devuelve la dignidad un día arrebatada. Hace falta verlo para creer que en esta casa lo único que se escucha en cada esquina son risas, siempre el humor tan necesario para sobrellevar la dificultad y para relativizar las piedras del camino. Reconozco que ha sido el humor el que nos ha ayudado a acercarnos a los enfermos como iguales, con lo que eso significa para ellos y para nosotros.
El trabajo, aunque parezca mentira, no es la clave de este campo de trabajo, aunque las horas de limpieza y aseo de los enfermos a veces eran eternas. Aquí las relaciones tienen algo de especial y novedoso, algo de misterio, y en ellas está la clave pero, para llegar a ellas, hay que empezar por el trabajo.
 Aquí la dinámica es a la inversa, que en el mundo la primera impresión, la primera imagen, no es la de los dones, sino la de la miseria, aquello que nosotros habitualmente tardamos meses, o incluso años en mostrar, por miedo a no ser amados, es para ellos su carta de presentación, y sólo aquel que esté dispuesto a salvar ese muro, podrá encontrarse con sus dones, quizá largamente escondidos.
El trabajo sólo es un medio para poder amar como Jesús lo hizo y lo hace, es la oportunidad que se nos brinda para acercarnos a los sufrientes de este mundo, sentarnos a su lado, como iguales, quererles y permitirles que nos quieran.
En eso hemos estado estos días en el "monte de Regina". Las hermanas de la comunidad hablaban de nuestro campo de trabajo, como el que ha hecho más salidas y excursiones de la historia (piscina, cine, Isla mágica, macrofiesta de las casas de la Institución, cumpleaños de Yoni, y vuelta a la piscina).
Nacho Domínguez como veterano creativo e incansable, dando vida y alegría a la casa, y yo como principiante ilusionada, coordinábamos un grupo de 9 chicos y chicas de Málaga, San Fernando y Madrid. Ha sido una experiencia preciosa con ellos, venían deseando ponerse al servicio y lo han hecho.
Por último, pero no menos importante, una palabra para las hermanas que sostienen y creen en el milagro de esta casa. Ellas siempre dicen (medio en broma medio en serio), que no pueden pedir. Hoy pido yo por ellas, para que conserven la radicalidad evangélica que las caracteriza, y para que Dios las cuide y puedan seguir haciendo tanto bien a los que cruzan las puertas de su casa, hablando a otros, con su vida, del Corazón de Jesús".

martes, 22 de marzo de 2016

sábado, 19 de marzo de 2016

Javier Sánchez: “Dios me hizo ver que si me decidía por el sacerdocio estaría llevando al mundo lo que más necesita, aunque no siempre lo sepa.”

La sociedad en la que vivimos ha extendido una idea muy oscura sobre el sacerdocio, aun en medio de esa tribulación sacerdotal, muchos jóvenes siguen optando por elegir ese modo de vida y toman la decisión de ingresar en seminarios, donde poder formarse para llegar a ser santos sacerdotes, según el ejemplo de Cristo.  
¿Siempre has querido ser sacerdote? 
Nunca se me había pasado como algo serio por la cabeza hasta que una experiencia fuerte en mi vida, una enfermedad, y la JMJ de Madrid me hicieron entender que si Él me había dado la vida no podía negársela.
En el seminario es muy importante la vida intelectual, ¿qué se estudia allí dentro?
Formalmente son dos años de Filosofía,  y cuatro de Teología, Entremezclado con estas materias principales, completan el currículum asignaturas como Derecho Canónico, Latín, Hebreo, Griego, Psicología o Doctrina Social de la Iglesia.
En definitiva, es conocer a Dios y a los hombres, de hoy y de ayer, a los que Él quiere transmitir su amor a través de nuestro ministerio.
Francisco, en el encuentro que tuvo el pasado año con seminaristas en Roma, hablaba de lacultura de lo provisional, esa especie de lacra que hace que nuestra sociedad repela los para siempre ¿de dónde se sacan las fuerzas?
Principalmente, de saber que todo esto no depende de ti. Para esto es necesario cuidar la vida de oración, cuando dejar de ser un pilar de tu vida, cualquier duda pequeña acaba convirtiéndose en un verdadero suplicio.
Además, la comunidad, el trabajo en las parroquias, con los jóvenes, las personas con las que compartes amistad y fe… son un salvavidas en esos momentos.
¿qué es para un joven seminarista el celibato?
El problema está en cómo se concibe el celibato. No solo fuera de la Iglesia, sino también dentro. Una idea extendidísima lo vende como una prohibición de lo mejor de la vida; pero los que optamos por ser célibes no estamos rechazando casarnos y mantener relaciones porque sí, sino porque no queremos que nuestro corazón tenga un solo nombre, queremos que en él estén escritos los de todas las personas que nos encontramos, con la misma importancia y el mismo lugar. No es no enamorarse, sino enamorarse a diario.
¿existen sacerdotes ejemplares en la actualidad? ¿Puede un seminarista tener un referente de carne y hueso?
El gran problema de los sacerdotes ejemplares es que no hacen ruido. La humildad es una virtud que no se ve reflejada en los medios, y es un elemento esencial para un buen sacerdote.
Estoy convencido de que hay sacerdotes que son un verdadero ejemplo, y lo digo porque he tenido la suerte de conocer a algunos. No son perfectos, tienen sus fallos, pero tienen claro que eso no les impide luchar por ser santos y ayudar a que los que les han confiado lo sean.
La crisis de vocaciones que sufre la Iglesia no es una crisis de llamadas, sino de respuestas, ¿qué debe hacer un joven para saber cuál es el camino que quiere Dios para él?
Unos meses después de comenzar mi discernimiento vocacional, un sacerdote de mi parroquia me dio un consejo que me ha salvado la vida porque me ha traído hasta donde estoy hoy: “muchos ratos de sagrario”. Es Dios quien tiene reservado un plan para tu vida, y es a Él a quien hay que preguntarle, directamente y sin ponerse excusas.
Además, toda vocación es una forma de servir mejor a la Iglesia, por eso debe discernirse con la ayuda de un sacerdote, o de alguien que conozca profundamente la experiencia de la vocación.
¿Qué les dirías a los jóvenes que tienen miedo a dar un “sí” radical y “para siempre” a Dios? 
Les invitaría a mirar a tantas personas que esperan una respuesta de Dios en su vida, a los que no lo conocen, a los que le buscan dentro y fuera de la Iglesia, a los que sufren por cualquier causa. Y les invitaría después a mirar a Dios, que está deseando llegar a todas ellos, que está pidiendo tus manos y tus labios para poder hacerse presente en todas esas vidas. Cuando captas estas miradas comprendes que son más fuertes que cualquier otro obstáculo. Dios no te va a abandonar, porque esta misión es suya.

domingo, 13 de marzo de 2016

Marta: “Mi hija es lo mejor que me ha pasado nunca”


MartayLucia-2


 

En este contexto, Marta, una adolescente embarazada a los 16 años, ha querido compartir su testimonio en Youtube para ayudar a otras chicas que pasen por su situación. En menos de una semana, el vídeo ha prendido en las redes como la pólvora.


Marta, en nuestra sociedad, tener relaciones sexuales en la adolescencia no supone ningún estigma. Ni siquiera quedarse embarazada. Sin embargo, si una chica joven decide seguir adelante con ese embarazo, muchas veces es blanco de críticas y juicios. ¿Por qué te has animado a compartir tu testimonio?
Porque creo que hace falta. En nuestra sociedad está muy asumido que tener relaciones sexuales a esa edad es normal, pero si te quedas embarazada y decides tener a tu hijo, te tachan de inconsciente, de complicarte la vida, e incluso parece que estuvieras haciendo algo malo a tu hijo.
Creo que el apoyo, la ayuda y la suerte que he tenido yo es lo que hace falta para que el aborto no se vea como una solución a un problema, porque no lo es. Hace falta apoyo y ayuda, y si hay chicas que están en mi situación, ojalá lo vean y se den cuenta de que vale la pena seguir adelante. Es terrible que la sociedad se empeñe en darte como única solución que elimines a tu hijo.

¿Eras consciente de lo que hacías al tener relaciones con tu novio y de las consecuencias que podía tener?

Yo sabía que las relaciones prematrimoniales no estaban bien, pero una cosa es la teoría, y otra tenerla de verdad interiorizada y hacerla tuya. Nunca tuve planeado llegar a esa situación, sin embargo, si no tienes cuidado acabas haciendo lo que no querías. Luego necesitas justificarte y autoengañarte.
¿Cómo reaccionó tu entorno cuando supieron que estabas embarazada y que ibas a tener a tu hija?
Aunque en casa fue un shock, fueron asimilándolo poco a poco.
En el colegio también me apoyaron. Estuve bastante tiempo sin ir a clase, durante el embarazo y cuando tuve a la niña. Pero me pusieron muchas facilidades, para ir a hacer los exámenes cuando pudiera, para enviarme apuntes… Mis amigas del colegio también.
En el ambiente en el que me he criado, en general hay mentalidad provida. Pero cuando he salido fuera, en la universidad, es cuando me he dado cuenta de que no abortar está mal visto. Hay quienes me ven como si estuviera loca: “Tú verás la decisión que tomas”, “Es que eres muy joven, ¿cómo vas a decidir tener a tu hijo?”. Nadie te dice “Qué ilusión, qué bien que tengas a tu hijo, enhorabuena”.
En estos temas, el hombre es el gran olvidado. Algunos apoyan a su pareja en la decisión de abortar. Otras veces son ellos los que presionan a la mujer para que aborte. Pero también hay casos en los que él está dispuesto a sacar adelante la vida de ese niño y la madre no. ¿Cómo fue el caso del chico con el que estuviste?
Mi novio me apoyó muchísimo. Fue el primero en saberlo y estuvo a mi lado para lo que quisiera. El apoyo del padre de tu hijo es importantísimo. Aun siendo un niño de 17 años, Saber que tu bebé va a tener un padre, aunque no sea en la situación ideal, es muy necesario. Aunque éramos unos niños y nos llegó de maneras distintas, él supo estar ahí y darme su apoyo.
Cuando eras una adolescente embarazada, imagino que fueron muchos los temores que tuviste. A medida que pasaban los meses del embarazo, ¿qué miedos tenías?
Me agobiaba sobre todo ser madre, pensar que mi hija podía pasarlo mal por tener una madre de 17 años, porque realmente yo era una adolescente.
La primera vez que vi a mi hija en una ecografía aluciné. Las tengo todas guardadas. Es impresionante. Cuando notabas que se movía, era increíble pensar que llevabas dentro una persona, que había alguien dentro de ti que te quería, que te necesitaba, que estaba a gusto contigo.
También me agobiaba el día a día. Mi situación económica no es mala, pero eso no significa que mis padres me hayan pagado todo, o se hayan hecho cargo de todo. Al contrario, me dijeron que me buscara un trabajo y que el dinero que ganara lo utilizara en comprar pañales. Ahora que soy madre, todos mis planes, toda mi vida, gira en torno a Lucía, pero no lo cambio por nada, porque vale la pena.
El vídeo en el que cuentas tu testimonio se ha compartido en las redes sociales y ha reavivado el tema de la Cultura de la Vida en las conversaciones. ¿Te ha llegado algún eco? ¿La gente te está apoyando? ¿Has recibido críticas?
He escuchado de todo. Hay personas a favor del aborto que han visto el vídeo y se han enfadado. También los hay que me han dado las gracias por haber compartido mi historia.

Para abortar todo son facilidades, socialmente es lo aceptado. La situación de una adolescente embarazada es muy complicada. ¿Qué crees que es lo que necesita una chica en esa situación?
En mi caso yo he tenido la suerte de tener buenos apoyos. Es verdad que muchas chicas no tienen el apoyo de sus padres. Entonces piensas: “Si no tengo apoyo en mi casa, ¿cómo lo voy a tener en el resto del mundo?”. Pero en ese caso, en casa están equivocados y tienes que buscar apoyo en otra parte. Busca el apoyo y lo encontrarás.
¿Se puede compaginar, siendo tan joven, una vida de estudio o trabajo con una hija?
Claro que sí. Lo primero que aprendes es a aprovechar el tiempo. Aprendes a estudiar con una mano, y con la otra mueves el tren chuchú. Ves las cosas de otra manera. Tu tiempo se multiplica, y sacas el bachillerato y la selectividad.

jueves, 10 de marzo de 2016

Marta Barrios: “El voluntariado es la parte práctica de todo lo que nos enseña a vivir Jesús en la Biblia.”

12182450_10205262280261140_218942850577301945_o


Tú te has hecho cargo del sufrimiento de unos enfermos de VIH en Basida, ¿qué ha supuesto esto para ti?
Basida para mí ha significado un antes y un después, y no solo en mi camino de fe, sino también en mi vida personal. Cuando decidí ir en verano sabía que iba a ser una experiencia increíble, pero no tenía ni idea de lo que Dios me tenía preparado. No sé si alguna vez habéis sentido que pertenecéis a un sitio pero no sabéis explicar el porqué, simplemente allí os sentís de una forma especial. Pues yo creo que Basida puede ser ese sitio único. Mi lugar.
¿Entre aquellas paredes, en la enfermedad de aquellas personas está realmente Jesús?
La Palabra viva y el Evangelio de Jesús es lo que llevó a un grupo de jóvenes creyentes a formar Basida, Buscadores ansiosos de signos de amor, una utopía a ojos de mucha gente.
¿Has sentido alguna vez ese conmigo lo hicisteis del que se habla en el Evangelio?
Siempre. Es un conmigo lo hicisteis continuo. El primer día, después de llevar unas horas en la casa, lo vi reflejado en dos residentes.
Llegamos un día después de comer, y el primer contacto que tuvimos con los residentes fue la merienda. Ellos estaban sentados en las mesas esperando y nosotros, con cierta timidez y sin saber muy bien qué hacer, nos fuimos sentando en los huecos que quedaban. Me acuerdo perfectamente de que yo estaba al lado de dos señores mayores, Juanita y Manuel. Juanita troceaba los bollos con cuidado y los introducía en un vaso con leche. Nada fuera de lo normal, vaya. Y de repente, Juanita comenzó a darle de merendar a Manuel, con una sonrisa acompañando a cada cucharada. 
¿Qué aporta a un joven gastar su tiempo de ocio en acercarse a personas que no puede darle nada a cambio?
La cuestión está en que esas personas nos dan todo y más. Una canción, un sitio en el sofá o un beso de buenos días. Eso es algo que no se paga con dinero. Aporta comprender que nuestros problemas no son tan importantes como pensamos y que hay gente que, estando mucho peor, no deja de luchar y de mirar al cielo con fe y esperanza. Pero sobre todo, son lecciones de vida continuas de aquellos que llamamos preferidos del Señor.
¿Hacer voluntariado aporta un plus a vivir plenamente este Año de la Misericordia al que nos invita la Iglesia?
Sí, el voluntariado es la parte práctica de todo lo que nos enseña a vivir Jesús en la Biblia, y por ello, tiene que ser muy importante en nuestra vida diaria. 
¿Qué les dirías a los jóvenes a quienes les da reparo salir de su zona de confort y acercarse a los que no cuentan para la sociedad, los preferidos del Señor?
El Papa Francisco nos decía: Nosotros, los cristianos, estamos llamados a salir de nuestros “muros” para llevar a todos la misericordia y la ternura de Dios. 
Yo os aseguro que salir de vuestra zona de confort os cambiará la forma de afrontaros a la vida. Os hará conocer la verdadera felicidad a través de los demás. Y una vez  que entréis en la vida de otras personas, no querréis salir de ella.
Gracias por tus palabras y tu compromiso, Marta.

lunes, 7 de marzo de 2016

P. Francisco Cañadas: “Hay una juventud llena de vida y esperanza porque conoce, vive y sigue a Cristo.”

Hoy hablamos con el P. Francisco Cañadas, Rector del Colegio-Seminario Menor de Rozas de Puerto Real en la diócesis de Getafe.
Padre, ¿hay esperanza en los jóvenes o está todo perdido, como algunos se atreven a afirmar?
Solo quienes han perdido su esperanza pueden atreverse a afirmar que no hay esperanza o todo está perdido para los jóvenes. Es cierto que hay jóvenes que están perdidos. Pero también es cierto que hay una juventud llena de vida y esperanza.
Muchos jóvenes viven sumidos en un sinsentido, intentan llenar sus vidas con cosas que terminan por dejarlos más vacíos si cabe, ¿cree que a los jóvenes les faltan muchas o cosas o, por el contrario, les sobran muchas cosas?
Creo que los jóvenes tienen que descubrir quienes son y para que están aquí. Es la etapa decisiva. 
Cuando te encuentras con algún chaval rebelde, perdido, escarbas y la raíz esta clarísima. Falla la base, fallan los cimientos.
La falta de sentido está muy unida a la falta de ideales, pero, ¿tienen los jóvenes ideales y personas de carne y hueso que los encarnen?
Yo creo que la falta de sentido esta unida a los falsos ideales. Nadie vive sin ideales. Ningún joven carece de ellos. Pero muchos de estos ideales se les acaban revelando como mentira y es entonces cuando la falta de personas de carne y hueso que encarnen los verdaderos.
Juan Pablo II dijo hace años a los jóvenes españoles que no le habían desilusionado, que seguía creyendo en ellos. ¿Tanto han cambiado las cosas desde aquella visita hasta ahora?
Llevo casi 11 años en el Seminario Menor y ya han pasado por aquí muchos jóvenes. Recuerdo a los mayores del año 2005, cuando entré (ya he casado a dos de ellos) y parece mentira que en 10 años note tanta diferencia con los mayores de la actualidad. Sí, han cambiado las cosas. Antes eran más disciplinados, más sacrificados, menos quejumbrosos. Lo que antes aprendían rápido, ahora cuesta hacérselo llegar. La sociedad tecnológica y los mensajes profundamente materialistas de la TV y las series que suelen ver no ayudan. Pero siguen siendo los mismos. Solo que hay que trabajar más y mejor y tener mucha paciencia con ellos.
¿Qué papel tiene un joven en la Iglesia?
El que Dios le pida. Ni más, ni menos. Como todos los cristianos, han de descubrir su vocación y vivirla con intensidad en ella y para ella. 
Seguro que usted sufre en el seminario una de las epidemias más duras que asolan la Iglesia en la actualidad: la falta de vocaciones, ¿cómo combatirla?
Las vocaciones no surgen de la nada. Dios sigue llamando a muchos jóvenes a seguirle y lo sigue haciendo como Él lo hizo: llamando personalmente. Si hoy soy sacerdote es por la valentía de un sacerdote que no tuvo miedo a plantearme la vocación y me supo acompañar en el discernimiento. Cuando a un joven se le presenta un modelo de entrega atractivo encarnado en una persona concreta es muy difícil no sentir “envidia” y la pregunta vocacional surgirá con toda naturalidad: “¿Por qué no yo?”.
¿cómo estar en el mundo sin mundanizarse?
El contacto con el mundo y sus valores mundaniza. Pero tenemos que estar en el mundo y vivir en el. La única manera de tener equilibrio para estar en el mundo sin mundanizarse es una vida de unión con Cristo, donde la oración tiene un papel clave todos los días.

martes, 1 de marzo de 2016

Entrevista al P. Julian Lozano

¿Qué es lo primero que hace al levantarse? ¿Y al acostarse?

Pues por la mañana, mientras lucho por abrir los ojos, tengo la costumbre de rezar el “Te Deum". Me enseñaron a arrancar el día dando gracias a Dios. Y termino rezando el padrenuestro y tres avemarías, porque me gusta dormirme con el nombre de la Virgen en los labios.
¿cuál es el momento más importante de su día?
Intento que el momento más importante del día sea la Eucaristía, porque no hay nada más grande en lo que pueda participar. Lo que ocurre es que somos muy limitados para captar su grandeza, y a veces las prisas, o las preocupaciones, le quitan a uno atención en lo esencial.
Sacerdote y periodista, ¿en qué aventura se embarcó primero? 
Primero futbolista, y no lo hacía mal. Yo a los 18- decidí queeEl periodismo deportivo me atraía. Durante los años de carrera descubrí que en la vida hay otras cosas importantes además del fútbol, que merecen ser conocidas y contadas y finalmente descubrí que Jesús me llamaba a proclamar la Buena Noticia con toda mi vida.


Ya no es tan extraño encontrarse a un sacerdote en Twitter, ¿qué le aporta estar en la red social?
Me permite compartir con más personas tantas cosas buenas que el Señor me regala. Con iMisión -una plataforma católica de evangelización en Internet- estamos preparando un congreso para el primer fin de semana de abril del año que viene -en Madrid- en el que buscamos compartir cómo anunciar a Cristo en el mundo digital. Al final, si estoy en Twitter es para eso, claro.
¿De qué va “Rompiendo moldes”?
Pues de presentar la mirada cristiana sobre la vida, la actualidad, la música, el cine, la historia, Internet… De un modo fresco, divertido, desenfadado, aunque también con plena fidelidad a nuestra fe, a la Iglesia, a los veinte siglos de Tradición que nos preceden. Y me parece que se puede hacer, y que el Señor combinaba firmeza en el fondo y flexibilidad en las formas. Bueno, lo estamos intentando y estamos contentos.
¿Qué cree que espera de nosotros, los jóvenes católicos, la sociedad?
Lo que necesita de la juventud católica es AUTENTICIDAD,  hasta el extremo, sin complejos, reconociendo lo pobres que somos, y lo grande que es Dios. Luchando por vivir las exigencias de la fe -que son muchas- sabiendo que la fuerza la da Dios, y que es lo más grande que podemos hacer con nuestras vidas.

El Papa nos anima a la oración, ¿por qué nos cuesta tanto, en ocasiones, abrirle la puerta de nuestro corazón al Señor?

Ja, ja, pues porque a ver qué nos va a pedir el Señor si le escuchamos… Y orar implica ponerse en tensión de amor, en búsqueda de Dios, poner en juego inteligencia, corazón, voluntad… Porque hay mucho ruido, y muchas prisas, y muchas cosas que hacer… El Papa nos lo recuerda porque nos hace muchísimo bien, pero que tenemos que vencer algunas resistencias.
¿Por qué la fe es clave para la vida de un cristiano?
Es el deseo, que la fe me guíe, me transforme, e ilumine mi ministerio sacerdotal. Que sea Su luz, y no otra cosa, lo que se muestre allá donde esté. En eso estamos…
De nuevo, muchas gracias, don Julián.