miércoles, 24 de junio de 2015

Oración de abandono

Padre: Me pongo en tus manos. 
Haz de mí lo que quieras. 
Sea lo que sea, te doy las gracias. 
Estoy dispuesto a todo. 
Lo acepto todo, con tal que tu voluntad se realice en mí
 y en todas tus criaturas.
 Es lo único que deseo, Padre. 
Te confío mi vida, te la doy, Dios mío, 
con todo el amor de mi corazón, 
porque te amo y me es una necesidad de amor darme,
 ponerme en tus manos sin reservas, 
con una infinita confianza, 
porque tú eres mi Padre. 
(Beato Charles de Foucauld)

1 comentario:

Rosa dijo...

Muchas gracias, hermanas.

Un saludo en Cristo.