sábado, 9 de julio de 2016

Monasterio Cisterciense De Alconada

Dice la gente que nuestra consagración está llena de renuncias.
Salimos de viaje , llegamos a nuestro destino y nos encontramos con una casa donde las hermanas nos acogen con los brazos abiertos, la mesa preparada y la comida en su punto, un lugar donde encontrarnos con Nuestro Señor y una celda donde poder descansar.
Miro al Cristo de la celda y sólo puedo exclamar: Gracias Dios mío, porque a cambio de miserables renuncias nos das grandes privilegios!!!.




No hay comentarios: