lunes, 10 de septiembre de 2018

Testimonio: Novicia benedictina

Yo me llamo Marta, soy de Ciudad Real, vengo de una familia practicante, de un entorno católico.
Un verano, en Julio, cuando tenia 16 años nos fuimos mis padres y mis hermanos pequeños a Navarra y un día habían planificado una visita al monasterio de Leyre, masculino, y yo allí sentí una gran paz, como quien ha encontrado algo que siempre ha buscado, como si encajase, sentí: "este es mi sitio", eso en el entorno del monasterio, cuando pasamos a la iglesia, el sentimiento se multiplico por mil, estaba como en una nube.



Había oído hablar de la Regla de San Benito, a un que no conocía la existencia de benedictinos, y me imaginaba un libro viejo y grande y cuando vi en la iglesia que era un libro pequeñito sin saber mucho por qué le pedí a mi madre que me lo comprase, yo de aquella tenia 16 años y durante el viaje, en el coche, antes de dormir...yo me leí ese librito de arriba a abajo, y algo me llamaba, la austeridad, la vida ordenada, orante...a un que muchas cosas no las entendía.
Pasaron los meses a veces pensaba: ¿Donde me estoy metiendo? Otras veces: ¡lo que sea Señor, lo que tu quieras!
En septiembre me puse a buscar por internet, dónde había benedictinas, ví muchas paginas, sin que me llamase especial atención ninguna. Cansada de buscar por internet pensé: "Pongo benedictinas España y la primera que salga, con esas me comunico". Salieron las de Sahagún y les escribí un correo haciéndoles preguntas sobre las cosas que no entendía de la Santa Regla, y así fui comunicando mi inquietud, en Octubre le dije a mis padres que tenia esto entre manos y los dos años de Bachillerato me sirvieron para darme tiempo para discernir y tambiénn para conocerlas. Las visite en tres ocasiones dos de las cuales duraron una semana cada una.

No hay comentarios:

Publicar un comentario