jueves, 10 de diciembre de 2015

Conozca el testimonio del misionero español superviviente del ciclón Pam


El misionero español Antonio López García-Nieto se encuentra a salvo en Vanuatu después de que el ciclón Pam azotara el pasado fin de semana esta nación del Pacífico Sur.

La tormenta tropical de categoría 5 sobre 5 ha dejado 11 muertos, desplazado el 70% de la población y el corte de la mayoría de las comunicaciones en el país.

El sacerdote corazonista Antonio López trabaja desde los 18 años en distintos países del Pacífico sur, como Nueva Caledonia y Uvea, pero lleva desde 2001 en la isla de Tanna, una de las regiones más cercanas al epicentro de la tormenta tropical, al Sur del archipiélago Vanuatu (Oceanía). Allí el sacerdote enseña en los cursos superiores y además realiza labores sanitarias en Lowanatom, donde vive en comunidad con un hermano canadiense y otros dos de Vanuatu.

"Renace la alegría en las islas lejanas, en los confines del mundo, en las tierras de Oceanía. Soy misionero en la República de Vanuatu, en plena Melanesia. Llegué a estas islas cuando tenía 18 años, como joven religioso Hermano del Sagrado Corazón.

Hoy tengo 56 años y estoy ejerciendo mi apostolado en la misión católica de Lowanatom.
 Mi misión es anunciar el Evangelio especialmente entre los jóvenes por medio de la educación. Soy profesor de lengua francesa, historia y religión, además de realizar otros servicios en el colegio.

Mi vida está marcada por los jóvenes a los que quiero con locura y a los que me entrego sin reparar en fatigas. Esta misma semana, en el estudio de la noche que es cuando me dedico a curar heridas y atender a los enfermos, una de mis alumnas me preguntaba: "¿Hermano, no está cansado de todo el trabajo de este día? ¿Por qué, además, tiene ánimo para venir a curarnos?" Yo le respondí muy sonriente: "Esto no tiene misterio, es porque os quiero. Vosotros sois la razón de mi vida." A lo cual, ella me respondió muy sonriente: "Nosotros también te queremos mucho. Muchas gracias".

La alegría del Evangelio, según mi experiencia, no consiste en pasar la vida sin tener problemas, sin tener que superar dificultades. La alegría del Evangelio consiste en hacer todo con mucho amor. Es poner el corazón en todo, hasta en las cosas más pequeñas. La alegría del Evangelio consiste en sonreír aunque a veces se llore en el alma, aunque la fatiga y el cansancio hagan acto de presencia.

Como misionero educador, he tenido y tengo que pasar por muchas dificultades tantas veces debidas a la diferencia de cultura y de mentalidad de la sociedad melanesia en la que vivo, a la pobreza y falta de medios para realizar mi labor, a la incomprensión y a veces incluso al rechazo. El secreto de vivir feliz y alegre es sentirme muy unido a Jesucristo que es el motor de mi vida, es meditar y saborear cada día el Evangelio, es vivir en fidelidad mi consagración al Señor, es abrir mi corazón de par en par a los jóvenes a quienes he sido enviado.

 El Señor colma cada día mi vida. ¡Cuántas veces me sorprendo a mí mismo con una oración espontánea que brota de mi corazón alabando a Dios por todo lo que hace en mí y a través de mí cada día, por la dicha de haber sido llamado a la vida consagrada al servicio de los jóvenes, por haberme dado la vocación misionera, por haberme enviado a estas islas perdidas en medio del océano Pacífico! ¡Me siento un privilegiado! ¡Cada día renace en mí la alegría y la gratitud!"

No hay comentarios: