lunes, 30 de marzo de 2015

Precioso Himno de Tercia


Amigo de los hombres, Jesucristo,

tú solo das sentido a nuestra historia,

y, con los ojos fijos al futuro,

la Iglesia vive fiel a tu memoria.


Este tiempo de ayuno te presenta
de nosotros la parte más oscura,
y tus manos clavadas al madero
nos devuelven tu paz y tu ternura.

A lo largo del día no nos dejes,
no nos falte la luz de tu mirada:
llena de amor los pasos que caminan
de este mundo a la luz de tu alborada. Amén.



domingo, 29 de marzo de 2015

Domingo de Ramos

Queridos hermanos: ya desde el principio de cuaresma nos venimos preparando, por medio de la oración y de la penitencia, para las celebraciones pascuales. Hoy, cercana ya la Noche santa de Pascua, nos disponemos a recordar la muerte y la resurrección de Jesucristo, conmemorando su entrada en la ciudad Santa de Jerusalén, entrada que simboliza su llegada victoriosa al reino del cielo.             
Que estas  y los demás actos que celebraremos durante la Semana Santa nos ayuden a acompañar a Jesús participando de su pasión y muerte en la cruz, y así tengamos también parte en su triunfo sobre la muerte, que desde ese momento fue vencida para siempre.

 Los contrastes de la semana santa...los mismos que aclamamos al Señor hoy lo condenaremos a muerte el Jueves... ¿Se ve con mis obras lo que creo?¿echo a Jesus de mi casa cuando no me interesa? Busco situaciones concretas y me propongo mejorar...

Preparad la Semana Santa para vivirla con intensidad.

miércoles, 25 de marzo de 2015

Solemnidad de la Anunciación

Hoy la Iglesia celebra la Anunciación del Señor y elige esta fecha para organizar una jornada pro-vida.
Gracias al gran si de la Virgen Dios pudo enviar a su Hijo al mundo pues Él no quiere trabajar solo sino contando con nosotros.

Pedimos al Señor que se respete la vida desde la concepción hasta su muerte natural y que suscite muchas mujeres que como la Virgen no se cierren al gran don de la maternidad y junto con sus maridos formen familias que sean cantera de cristianos comprometidos con la Iglesia mediante su vocación especifica; al matrimonio, la vida consagrada, misionera, al sacerdocio...

domingo, 22 de marzo de 2015

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡VOLVED QUE VOLVEMOS!!!!!!!

Buenas tardes somos una comunidad benedictina, de monjas contemplativas.
A partir de hoy colaboraremos en el blog dando información y contestando vuestras preguntas.

Compartimos con vosotros un video que realizamos en el monasterio.
Esperamos que os guste




martes, 17 de marzo de 2015

QUEREMOS VOLVER CON VOSOTROS....







QUERIDOS AMIGOS Y AMIGAS:
Después de un largo tiempo de parada en este blog, o de inactividad, quisiéramos recuperarlo con un enfoque nuevo....
Cristo sigue llamando y estamos convencidos de ello, por lo que sigue siendo necesario estar en la Red, que ya forma parte de nuestra vida, animando y ayudando a quienes pueden sentirse llamados.
También dando a conocer la belleza de tantas formas de llamada en la Iglesia.

¡Queremos volver con CRISTO TE LLAMA!

Un fuerte abrazo...

lunes, 5 de mayo de 2014

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO PARA LA 51 JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES


11 DE MAYO DE 2014 – IV DOMINGO DE PASCUA
Tema: Vocaciones, testimonio de la verdad

Queridos hermanos y hermanas:

1. El Evangelio relata que «Jesús recorría todas las ciudades y aldeas… Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas “como ovejas que no tienen pastor”. Entonces dice a sus discípulos: “La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies”» (Mt 9,35-38). Estas palabras nos sorprenden, porque todos sabemos que primero es necesario arar, sembrar y cultivar para poder luego, a su debido tiempo, cosechar una mies abundante. Jesús, en cambio, afirma que «la mies es abundante». ¿Pero quién ha trabajado para que el resultado fuese así? La respuesta es una sola: Dios. Evidentemente el campo del cual habla Jesús es la humanidad, somos nosotros. Y la acción eficaz que es causa del «mucho fruto» es la gracia de Dios, la comunión con él (cf. Jn15,5). Por tanto, la oración que Jesús pide a la Iglesia se refiere a la petición de incrementar el número de quienes están al servicio de su Reino. San Pablo, que fue uno de estos «colaboradores de Dios», se prodigó incansablemente por la causa del Evangelio y de la Iglesia. Con la conciencia de quien ha experimentado personalmente hasta qué punto es inescrutable la voluntad salvífica de Dios, y que la iniciativa de la gracia es el origen de toda vocación, el Apóstol recuerda a los cristianos de Corinto: «Vosotros sois campo de Dios» (1 Co 3,9). Así, primero nace dentro de nuestro corazón el asombro por una mies abundante que sólo Dios puede dar; luego, la gratitud por un amor que siempre nos precede; por último, la adoración por la obra que él ha hecho y que requiere nuestro libre compromiso de actuar con él y por él.

2. Muchas veces hemos rezado con las palabras del salmista: «Él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño» (Sal 100,3); o también: «El Señor se escogió a Jacob, a Israel en posesión suya» (Sal 135,4). Pues bien, nosotros somos «propiedad» de Dios no en el sentido de la posesión que hace esclavos, sino de un vínculo fuerte que nos une a Dios y entre nosotros, según un pacto de alianza que permanece eternamente «porque su amor es para siempre» (cf. Sal 136). En el relato de la vocación del profeta Jeremías, por ejemplo, Dios recuerda que él vela continuamente sobre cada uno para que se cumpla su Palabra en nosotros. La imagen elegida es la rama de almendro, el primero en florecer, anunciando el renacer de la vida en primavera (cf. Jr 1,11-12). Todo procede de él y es don suyo: el mundo, la vida, la muerte, el presente, el futuro, pero ?asegura el Apóstol?«vosotros sois de Cristo y Cristo de Dios» (1 Co 3,23). He aquí explicado el modo de pertenecer a Dios: a través de la relación única y personal con Jesús, que nos confirió el Bautismo desde el inicio de nuestro nacimiento a la vida nueva. Es Cristo, por lo tanto, quien continuamente nos interpela con su Palabra para que confiemos en él, amándole «con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser» (Mc 12,33). Por eso, toda vocación, no obstante la pluralidad de los caminos, requiere siempre un éxodo de sí mismos para centrar la propia existencia en Cristo y en su Evangelio. Tanto en la vida conyugal, como en las formas de consagración religiosa y en la vida sacerdotal, es necesario superar los modos de pensar y de actuar no concordes con la voluntad de Dios. Es un «éxodo que nos conduce a un camino de adoración al Señor y de servicio a él en los hermanos y hermanas» (Discurso a la Unión internacional de superioras generales8 de mayo de 2013). Por eso, todos estamos llamados a adorar a Cristo en nuestro corazón (cf. 1 P 3,15) para dejarnos alcanzar por el impulso de la gracia que anida en la semilla de la Palabra, que debe crecer en nosotros y transformarse en servicio concreto al prójimo. No debemos tener miedo: Dios sigue con pasión y maestría la obra fruto de sus manos en cada etapa de la vida. Jamás nos abandona. Le interesa que se cumpla su proyecto en nosotros, pero quiere conseguirlo con nuestro asentimiento y nuestra colaboración.

3. También hoy Jesús vive y camina en nuestras realidades de la vida ordinaria para acercarse a todos, comenzando por los últimos, y curarnos de nuestros males y enfermedades. Me dirijo ahora a aquellos que están bien dispuestos a ponerse a la escucha de la voz de Cristo que resuena en la Iglesia, para comprender cuál es la propia vocación. Os invito a escuchar y seguir a Jesús, a dejaros transformar interiormente por sus palabras que «son espíritu y vida» (Jn 6,63). María, Madre de Jesús y nuestra, nos repite también a nosotros: «Haced lo que él os diga» (Jn 2,5). Os hará bien participar con confianza en un camino comunitario que sepa despertar en vosotros y en torno a vosotros las mejores energías. La vocación es un fruto que madura en el campo bien cultivado del amor recíproco que se hace servicio mutuo, en el contexto de una auténtica vida eclesial. Ninguna vocación nace por sí misma o vive por sí misma. La vocación surge del corazón de Dios y brota en la tierra buena del pueblo fiel, en la experiencia del amor fraterno. ¿Acaso no dijo Jesús: «En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros» (Jn 13,35)?

4. Queridos hermanos y hermanas, vivir este «“alto grado” de la vida cristiana ordinaria» (cf. Juan Pablo II, Carta ap. Novo millennio ineunte, 31), significa algunas veces ir a contracorriente, y comporta también encontrarse con obstáculos, fuera y dentro de nosotros. Jesús mismo nos advierte: La buena semilla de la Palabra de Dios a menudo es robada por el Maligno, bloqueada por las tribulaciones, ahogada por preocupaciones y seducciones mundanas (cf. Mt 13,19-22). Todas estas dificultades podrían desalentarnos, replegándonos por sendas aparentemente más cómodas. Pero la verdadera alegría de los llamados consiste en creer y experimentar que él, el Señor, es fiel, y con él podemos caminar, ser discípulos y testigos del amor de Dios, abrir el corazón a grandes ideales, a cosas grandes. «Los cristianos no hemos sido elegidos por el Señor para pequeñeces. Id siempre más allá, hacia las cosas grandes. Poned en juego vuestra vida por los grandes ideales» (Homilía en la misa para los confirmandos, 28 de abril de 2013). A vosotros obispos, sacerdotes, religiosos, comunidades y familias cristianas os pido que orientéis la pastoral vocacional en esta dirección, acompañando a los jóvenes por itinerarios de santidad que, al ser personales, «exigen una auténtica pedagogía de la santidad, capaz de adaptarse a los ritmos de cada persona. Esta pedagogía debe integrar las riquezas de la propuesta dirigida a todos con las formas tradicionales de ayuda personal y de grupo, y con las formas más recientes ofrecidas en las asociaciones y en los movimientos reconocidos por la Iglesia» (Juan Pablo II, Carta ap.Novo millennio ineunte31).
Dispongamos por tanto nuestro corazón a ser «terreno bueno» para escuchar, acoger y vivir la Palabra y dar así fruto. Cuanto más nos unamos a Jesús con la oración, la Sagrada Escritura, la Eucaristía, los Sacramentos celebrados y vividos en la Iglesia, con la fraternidad vivida, tanto más crecerá en nosotros la alegría de colaborar con Dios al servicio del Reino de misericordia y de verdad, de justicia y de paz. Y la cosecha será abundante y en la medida de la gracia que sabremos acoger con docilidad en nosotros. Con este deseo, y pidiéndoos que recéis por mí, imparto de corazón a todos la Bendición Apostólica.
Vaticano, 15 de Enero de 2014

FRANCISCO

viernes, 31 de enero de 2014

Diez preguntas con respuesta sobre la vida consagrada (Angel Rubio, obispo de Segovia)


1ª ¿A qué llamamos Vida Consagrada? A una forma estable de vivir por la profesión de los consejos evangélicos en la cual los fieles imitando a Cristo, lo dejan todo para estar con Él, y ponerse como Él al servicio de Dios y de los hermanos.
2ª ¿Qué son los consejos evangélicos? Los consejos evangélicos fundados en el ejemplo de Cristo virgen, pobre y obediente–, son un don divino que la Iglesia ha recibido del Señor y conserva siempre con su gracia para que algunos bautizados profesen según las leyes propias de su instituto religioso.
3ª ¿Qué es un instituto religioso? Es una sociedad en la que los miembros, hombres y mujeres, emiten votos públicos perpetuos o temporales que han de ser reconocidos como tales y viven vida fraterna, unidos a la Iglesia y a su ministerio.
4ª ¿Cuál es el fundamento último de la vida consagrada? La persona de Cristo en su modo histórico de vivir enteramente para Dios y para los hombres todos, constituyen la referencia esencial y el contenido nuclear de la vida religiosa. Es una experiencia de fe, que sólo puede entenderse verdaderamente desde la misma fe.
5ª ¿Cómo se denominan los Institutos de Vida Consagrada? La vida consagrada por naturaleza ni es laical ni clerical. Sin embargo son llamados institutos clericales, cuando se hallan bajo la dirección de clérigos. Institutos laicales, cuando no incluye el ejercicio del orden sagrado. Estos pueden ser de derecho pontificio cuando han sido aprobados por la Sede Apostólica, y de derecho diocesano cuando solamente han sido aprobados por un obispo diocesano.
6ª ¿Qué otras formas de vida consagrada reconoce la Iglesia? Además de los Institutos de vida consagrada, la Iglesia reconoce la vida de los eremitas y de las eremitas pertenecientes a Órdenes antiguas o a Institutos nuevos; el Orden de las vírgenes aun permaneciendo en el mundo, y también la consagración de las viudas y de los viudos.
7ª ¿Qué son los Institutos Seculares? Son aquéllos en los que las personas consagradas, viviendo en el mundo, mediante la profesión de los consejos evangélicos procuran la santificación del mundo desde dentro de él.
8ª ¿Qué son las sociedades de Vida Apostólica? Las sociedades de Vida Apostólica o la vida común masculinas o femeninas se asemejan a Institutos de vida consagrada, buscan con un estilo propio, una finalidad apostólica o misionera.
9ª ¿Puede la Iglesia renunciar a la vida Consagrada? La Iglesia no puede renunciar absolutamente a la vida consagrada, porque expresa de manera elocuente su íntima esencia «esponsal». En ella encuentra nuevo impulso y fuerza el anuncio del evangelio a todo el mundo. Se necesitan personas que presenten el rostro paterno de Dios y el rostro materno de la Iglesia, para que otros tengan vida y esperanza.
10ª ¿Cuándo se celebra en la Iglesia la Jornada de la Vida Consagrada? Desde el año 1997, esta jornada de Vida Consagrada instituida por el Papa Juan Pablo II se celebra todos los años el día 2 de febrero en la fiesta de la Presentación de Jesús en el templo.

Jornada Mundial Vida Consagrada 2014



Desde el año 1997 venimos celebrando en la Iglesia, cada 2 de febrero, en la fiesta de la Presentación del Señor en el templo, la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, instaurada por el Beato Papa Juan Pablo II, que será canonizado junto con el Papa Juan XXIII el domingo 27 de abril de este año.
Esta Jornada tiene como objetivos: alabar y dar gracias a Dios por el don de la vida consagrada a la Iglesia y a la humanidad; promover su conocimiento y estima por parte de todo el pueblo de Dios; invitar a cuantos han dedicado totalmente su vida a la causa del Evangelio a celebrar las maravillas que el Señor realiza en sus vidas.
En ese día damos gracias a Dios por las Órdenes e Institutos religiosos dedicados a la contemplación o a las obras de apostolado, por las Sociedades de vida apostólica, por los Institutos seculares, por el Orden de las vírgenes, por las Nuevas Formas de vida consagrada.
El lema escogido para este año es: La alegría del Evangelio en la vida consagrada. Está en plena sintonía con la primera Exhortación del Papa Francisco,Evangelii Gaudium, publicada el domingo 24 de noviembre, solemnidad de Jesucristo Rey, en la clausura del Año de la fe.
“La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús”. Estas son las primeras palabras de la Exhortación apostólica del Papa Francisco. Entre los que se encuentran con Jesucristo están de modo especial las personas consagradas, cuya vocación (consagración-comunión-misión) se entiendeplenamente desde el encuentro personal con Jesucristo pobre, casto y obediente, a quien siguen más de cerca y con radicalidad evangélica.
Las personas consagradas viven la alegría de su vocación, desde la consagración a Dios, la comunión fraterna y la misión evangelizadora (por el apostolado o la contemplación) en la profunda unión y amistad con Jesucristo en su vida diaria, siendo reflejo del Amor de Dios, dispuestos a abrazar todas las miserias y a curar todas las heridas humanas para poner en ellas el bálsamo de la ternura y de la misericordia de Dios.
Ahora bien, la alegría cristiana es siempre una alegría crucificada, que pasa por la cruz y culmina en la resurrección. A la alegría se opone la tristeza, no la cruz, que es signo de amor.
La Santísima Virgen María, Mujer consagrada es causa de nuestra alegría, icono de la vida consagrada, que nos enseña a vivir la alegría verdadera del seguimiento de Jesucristo. María es la Madre que presenta en el templo el Hijo de Dios al Padre, dando continuación al “sí” pronunciado en el momento de la Anunciación. Que Ella sostenga y acompañe a las personas consagradas en su vocación, protegiendo con su maternidad la consagración, comunión y misión de cada uno de nuestros hermanos y hermanas de la vida consagrada.
+ Vicente Jiménez Zamora
Obispo de Santander

sábado, 18 de enero de 2014

"Vocaciones, testimonio de la verdad" (Papa Francisco)

Con ocasión de la 51ª Jornada Mundial de oración por las vocaciones que se celebrará el domingo 11 de mayo, se hizo público el mensaje del Santo Padre Francisco, titulado “Vocaciones, testimonio de la verdad”.

Este es el texto completo del mensaje del Santo Padre:

Queridos hermanos y hermanas:

1. El Evangelio relata que «Jesús recorría todas las ciudades y aldeas… Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas “como ovejas que no tienen pastor”.

"La mies es abundante"
Entonces dice a sus discípulos: “La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies”» (Mt 9, 35-38). Estas palabras nos sorprenden, porque todos sabemos que primero es necesario arar, sembrar y cultivar para poder luego, a su debido tiempo, cosechar una mies abundante.

Jesús, en cambio, afirma que «la mies es abundante». ¿Pero quién ha trabajado para que el resultado fuese así? La respuesta es una sola: Dios. Evidentemente el campo del cual habla Jesús es la humanidad, somos nosotros. Y la acción eficaz que es causa del «mucho fruto» es la gracia de Dios, la comunión con él (Cf. Jn 15,5).

San Pablo, colaborador de Dios
Por tanto, la oración que Jesús pide a la Iglesia se refiere a la petición de incrementar el número de quienes están al servicio de su Reino. San Pablo, que fue uno de estos «colaboradores de Dios», se prodigó incansablemente por la causa del Evangelio y de la Iglesia.

Con la conciencia de quien ha experimentado personalmente hasta qué punto es inescrutable la voluntad salvífica de Dios, y que la iniciativa de la gracia es el origen de toda vocación, el Apóstol recuerda a los cristianos de Corinto: «Vosotros sois campo de Dios» (1 Co 3,9).

Así, primero nace dentro de nuestro corazón el asombro por una mies abundante que sólo Dios puede dar; luego, la gratitud por un amor que siempre nos precede; por último, la adoración por la obra que él ha hecho y que requiere nuestro libre compromiso de actuar con él y por él.

2. Muchas veces hemos rezado con las palabras del salmista: «Él nos hizo y somos suyos, su pueblo y ovejas de su rebaño» (Sal 100,3); o también: «El Señor se escogió a Jacob, a Israel en posesión suya» (Sal 135,4).

Pacto de alianza eterna
Pues bien, nosotros somos «propiedad» de Dios no en el sentido de la posesión que hace esclavos, sino de un vínculo fuerte que nos une a Dios y entre nosotros, según un pacto de alianza que permanece eternamente «porque su amor es para siempre» (Cf. Sal 136).

En el relato de la vocación del profeta Jeremías, por ejemplo, Dios recuerda que él vela continuamente sobre cada uno para que se cumpla su Palabra en nosotros. La imagen elegida es la rama de almendro, el primero en florecer, anunciando el renacer de la vida en primavera (Cf. Jr 1, 11-12).

Todo procede de él y es don suyo: el mundo, la vida, la muerte, el presente, el futuro, pero asegura el Apóstol «vosotros sois de Cristo y Cristo de Dios» (1 Co 3,23). He aquí explicado el modo de pertenecer a Dios: a través de la relación única y personal con Jesús, que nos confirió el Bautismo desde el inicio de nuestro nacimiento a la vida nueva.

Es Cristo, por lo tanto, quien continuamente nos interpela con su Palabra para que confiemos en él, amándole «con todo el corazón, con todo el entendimiento y con todo el ser» (Mc 12,33). Por eso, toda vocación, no obstante la pluralidad de los caminos, requiere siempre un éxodo de sí mismos para centrar la propia existencia en Cristo y en su Evangelio.

Tanto en la vida conyugal, como en las formas de consagración religiosa y en la vida sacerdotal, es necesario superar los modos de pensar y de actuar no concordes con la voluntad de Dios. Es un «éxodo que nos conduce a un camino de adoración al Señor y de servicio a él en los hermanos y hermanas» (Discurso a la Unión internacional de superioras generales, 8 de mayo de 2013).

Por eso, todos estamos llamados a adorar a Cristo en nuestro corazón (Cf. 1 P 3,15) para dejarnos alcanzar por el impulso de la gracia que anida en la semilla de la Palabra, que debe crecer en nosotros y transformarse en servicio concreto al prójimo. No debemos tener miedo: Dios sigue con pasión y maestría la obra fruto de sus manos en cada etapa de la vida. Jamás nos abandona. Le interesa que se cumpla su proyecto en nosotros, pero quiere conseguirlo con nuestro asentimiento y nuestra colaboración.

A la escucha de Cristo
3. También hoy Jesús vive y camina en nuestras realidades de la vida ordinaria para acercarse a todos, comenzando por los últimos, y curarnos de nuestros males y enfermedades. Me dirijo ahora a aquellos que están bien dispuestos a ponerse a la escucha de la voz de Cristo que resuena en la Iglesia, para comprender cuál es la propia vocación.

Os invito a escuchar y seguir a Jesús, a dejaros transformar interiormente por sus palabras que «son espíritu y vida» (Jn 6, 63). María, Madre de Jesús y nuestra, nos repite también a nosotros: «Haced lo que él os diga» (Jn 2, 5). Os hará bien participar con confianza en un camino comunitario que sepa despertar en vosotros y en torno a vosotros las mejores energías.

La vocación es un fruto que madura en el campo bien cultivado del amor recíproco que se hace servicio mutuo, en el contexto de una auténtica vida eclesial. Ninguna vocación nace por sí misma o vive por sí misma. La vocación surge del corazón de Dios y brota en la tierra buena del pueblo fiel, en la experiencia del amor fraterno. ¿Acaso no dijo Jesús: «En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros» (Jn 13, 35)?

4. Queridos hermanos y hermanas, vivir este «“alto grado” de la vida cristiana ordinaria» (Cf. Juan Pablo II, Carta ap. Novo millennio ineunte, 31), significa algunas veces ir a contracorriente, y comporta también encontrarse con obstáculos, fuera y dentro de nosotros.

La buena semilla robada

Jesús mismo nos advierte: La buena semilla de la Palabra de Dios a menudo es robada por el Maligno, bloqueada por las tribulaciones, ahogada por preocupaciones y seducciones mundanas (Cf. Mt 13, 19-22).

Todas estas dificultades podrían desalentarnos, replegándonos por sendas aparentemente más cómodas. Pero la verdadera alegría de los llamados consiste en creer y experimentar que él, el Señor, es fiel, y con él podemos caminar, ser discípulos y testigos del amor de Dios, abrir el corazón a grandes ideales, a cosas grandes.

Elegidos para cosas grandes
«Los cristianos no hemos sido elegidos por el Señor para pequeñeces. Id siempre más allá, hacia las cosas grandes.
Poned en juego vuestra vida por los grandes ideales» (Homilía en la misa para los confirmandos, 28 de abril de 2013).

A vosotros obispos, sacerdotes, religiosos, comunidades y familias cristianas os pido que orientéis la pastoral vocacional en esta dirección, acompañando a los jóvenes por itinerarios de santidad que, al ser personales, «exigen una auténtica pedagogía de la santidad, capaz de adaptarse a los ritmos de cada persona.

Esta pedagogía debe integrar las riquezas de la propuesta dirigida a todos con las formas tradicionales de ayuda personal y de grupo, y con las formas más recientes ofrecidas en las asociaciones y en los movimientos reconocidos por la Iglesia» (Juan Pablo II, Carta ap. Novo millennio ineunte, 31).

Dispongamos por tanto nuestro corazón a ser «terreno bueno» para escuchar, acoger y vivir la Palabra y dar así fruto. Cuanto más nos unamos a Jesús con la oración, la Sagrada Escritura, la Eucaristía, los Sacramentos celebrados y vividos en la Iglesia, con la fraternidad vivida, tanto más crecerá en nosotros la alegría de colaborar con Dios al servicio del Reino de misericordia y de verdad, de justicia y de paz. Y la cosecha será abundante y en la medida de la gracia que sabremos acoger con docilidad en nosotros. Con este deseo, y pidiéndoos que recéis por mí, imparto de corazón a todos la Bendición Apostólica.

martes, 12 de noviembre de 2013

III ENCUENTRO DE ORACION Y VIDA DICIEMBRE 2013

III ENCUENTRO DE ORACIÓN Y VIDA EN EL MONASTERIO DE LAS MADRES BENEDICTINAS DE SAHAGÚN (LEÓN, ESPAÑA)


DÍAS 6, 7 Y 8 DE DICIEMBRE 2013

EN BÚSQUEDA DE ORACIÓN, SILENCIO, REFLEXIÓN, DEJARSE MIRAR POR JESÚS

INSCRIPCIÓN Y CONTACTOS:
Madre Anuncia (abadesa): benedicsah@gmail.com
tfno: 662 17 18 13

Hna Yolanda: yolamicagarcia@hotmail.com
tfno: 616 63 95 58



miércoles, 12 de junio de 2013

Muere Sor Teresita, la monja de clausura más veterana: Un ejemplo de feliz entrega




Sor Teresita Barajuen, la religiosa que más tiempo llevaba en una clausura en todo el mundo, falleció ayer, 11 de junio, en torno a las 23:00 h., en su celda del Monasterio Cisterciense de Buenafuente del Sistal (Guadalajara), acompañada en todo momento por sus hermanas de comunidad. Tenía 105 años de edad, “y cuatro meses para los 106”, como le gustaba decir a ella.
"Pensaba que las monjas eran unas tontas"

Nacida en Foronda (Álava) el 16 de septiembre de 1907 como la mayor de siete hermanos en una casa de labradores, su padre, en un arrebato siendo ella apenas una jovencita, le espetó: “¡No te daría por hacerte monja!”, recordando siempre sor Teresita que su padre se pensaba que la vida en el monasterio era más cómoda que la del campo.
“Yo pensaba de las monjas que eran unas tontas, que anda que mira que meterse ahí a rezar, pero por dar gusto a mi padre le pedí a Dios la vocación, que no la tenía, y al poco tiempo Dios me la dio”. Su padre no tardó en cambiar de opinión: “Cuando vio esto se asustó, pero para mí ya no había marcha atrás. Dios ya me había llamado”.

De Álava a Sigüenza con 19 años

A los 19 años emprendió Sor Teresita un viaje desde su pueblo natal hasta el Monasterio de Buenafuente del Sistal, un viaje que hoy a penas duraría cuatro horas, con parada de respostaje y café, en su día lo hizo la postulante de novicia en dos días, utilizando un tren de vapor, un carro de bueyes y coche oficial. El del obispo de Sigüenza nada menos, que ese día tenia que acercarse hasta el Monasterio por alguna razón puntual.
Entra en el Císter el día que nace Joseph Ratzinger

Sor Teresita nunca había visto un Císter, pero sabía que su sitio en esta vida era allí y para siempre. “La vocación es así”, lo explicaba ella. Cuando vio con sus ojos por primera vez la que sería su casa para toda la vida, era el 16 de abril de 1927, exactamente el mismo día que en una aldea de Baviera nacía Joseph Aloisius Ratizinger, quien más tarde se convirtió en el Papa Benedicto XVI.
La guerra civil siendo monja...

Sor Teresita, desde una vida anónima, vivió todo tipo de avatares como el que se dio en la Guerra Civil, cuando todas sus hermanas abandonaron el convento, avisadas por una amistad de que su vida corría serio peligro si permanecían en él. “Yo no me marché. Nos quedamos dos, para cuidar a una persona enferma que no se podía marchar”.
Heroína de 20 años, su vida daría para una película. En sus más de 86 años en clausura desempeñó todas la labores de las que necesita la vida en un monasterio. Desde madre abadesa o ecónoma hasta portera y pinche de cocina.


Entrevista con Benedicto XVI

Apenas tres meses después, invitada por el Nuncio Apostólico en Madrid, Monseñor Renzo Fratini, y con motivo de la visita a la capital del Papa Benedicto XVI en la celebración de la JMJ, disfrutó sor Teresita de una audiencia con Su Santidad: “Soy Sor Teresita, la que entró en el Monasterio el mismo día que nació su Santidad”. Así se presentó una anciana monja con los ojos tan vivos como los de un niño aquella tarde, ante las cámaras de todo el mundo, al Papa.
Sor Teresita siempre mantuvo, hasta los últimos días, una máxima sobre su vida: “¿Que si soy feliz? ¡A más no poder! No puede haber una vida más feliz en el mundo. Pero hijo, ¿tú crees que se puede aguantar aquí dentro 86 años sin ser feliz? ¡Vamos, para volverse loca!”.