miércoles, 24 de febrero de 2016

Querido Ivancín de Ciempozuelos:

(Entre la el buen humor y el tema de las pintadas descubrimos una enseñanza sobre vivir el amor, de la mano del P. Julian párroco de ciempozuelos.)

Querido Ivancín de Ciempozuelos:
No tengo el gusto de conocerte, al menos no soy consciente de ello. Pero las OCHO pintadas q has hecho recientemente -intuyo que has sido tú, si no es así me disculpas- te han dado a conocer en el barrio. Te quería dirigir unas palabras.
Primero. Felicidades. Me da -por lo que has pintado- que has descubierto el flechazo. Estás pilladísimo, loco por Aroa, hasta el punto de llenar las paredes con su nombre y el tuyo. El enamoramiento es una potente llamada de la vida -y del Creador de la misma- a salir de sí mismo, a poner en el centro a otro, a preocuparse más de otra persona que de uno mismo. Es la llamada del amor. Es buena. No la elegimos, nos viene dada y dice mucho de lo que somos y de lo que estamos llamados a ser. Enhorabuena.
Segundo. Esa pasión que experimentas hay que orientarla, para que -desbocada- no te tire por el suelo o afecte a otros. El enamoramiento no se elige, qué hacer después con él sí es decisión tuya. En este sentido, encantado de invitarte a "un algo" y charlar sobre cómo vivir esta etapa apasionante en la que te encuentras.
Tercero. Pero no todo van a ser flores. Ivancín, no debes pintar las paredes de los demás: una residencia, un convento, unos pisos, una finca particular... Me da que no les has preguntado ni pedido permiso. El amor es respetuoso. Si quieres aprender a amar a Aroa, empieza por respetar a todos. Te honraría si buscas la forma de reparar tus hazañas grafiteras y te prestas a quitar las firmas que has hecho. Eso demostrará a Aroa que -además de ser capaz de hacer locuras por ella- eres responsable (es decir, respondes de tus actos) eres capaz de pedir perdón, de rectificar y de reparar lo que hayas hecho mal. Eso vale mucho, para ella, para ti, para todos.
Me disculpas si me he enrollado. Pero tú también te has extendido con tus pintadas: ocho, que yo haya visto. 🙈
Un saludo.

No hay comentarios: