domingo, 11 de octubre de 2015

El Evangelio de hoy según San Marcos 10,17-30.

Cuando Jesús se puso en camino, un hombre corrió hacia él y, arrodillándose, le preguntó: "Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?".
Jesús le dijo: "¿Por qué me llamas bueno? Sólo Dios es bueno.
Tú conoces los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, no perjudicarás a nadie, honra a tu padre y a tu madre".
El hombre le respondió: "Maestro, todo eso lo he cumplido desde mi juventud".
Jesús lo miró con amor y le dijo: "Sólo te falta una cosa: ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres; así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme".
El, al oír estas palabras, se entristeció y se fue apenado, porque poseía muchos bienes.
Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: "¡Qué difícil será para los ricos entrar en el Reino de Dios!".
Los discípulos se sorprendieron por estas palabras, pero Jesús continuó diciendo: "Hijos míos, ¡Qué difícil es entrar en el Reino de Dios!.
Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios".
Los discípulos se asombraron aún más y se preguntaban unos a otros: "Entonces, ¿quién podrá salvarse?".
Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: "Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para él todo es posible".
Pedro le dijo: "Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido".
Jesús respondió: "Les aseguro que el que haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos o campos por mí y por la Buena Noticia,
desde ahora, en este mundo, recibirá el ciento por uno en casas, hermanos y hermanas, madres, hijos y, campos, en medio de las persecuciones; y en el mundo futuro recibirá la Vida eterna. 

                                                                         * * * 

¿Tenemos prisa por llegar a Jesús? ¿Por ser sus amigos?
¿Lo reconocemos como Maestro? ¿Es realmente al que hacemos caso? ¿Disfrutamos "arrodillados" ante El ,en su presencia?
Solo Dios es bueno pero no tenemos que perder la esperanza por que es misericordioso con nosotros.
Un himno del Oficio de lecturas dice: La noche fue testigo de Cristo en el Sepulcro, la noche vio la Gloria de su Resurrección" Puede que nuestra vida este como la noche pero hasta la noche la ilumina Cristo
Pensamos que "Estamos Salvados" cumpliendo los Mandamientos pero Dios siempre nos pide un poco mas pues no es cuestión de no hacer el mal, solamente sino de hacer el bien.
¿Cual es mi riqueza? ¿De que no puedo apartarme? ¿De que no quiero apartarme?
El Señor dice que quien deje algo por el tendra un tesoro en el Cielo y que quien deje algo por El no habra perdido nada
Preguntemos al Señor con generosidad que quiere que perdamos por El. Desde la simple pereza de todas las mañanas hasta la comodidad por cambiar mi vida por la suya.

No hay comentarios: